Si te importa el mundo de la chapa y pintura en Leganés, es normal que te preocupes de cualquier incidencia en la carretera que pueda perjudicarlas.

Los expertos en el ámbito de la chapa y pintura en Leganés tienen claro que, en condiciones adversas, como la lluvia, has de extremar las precauciones al volante.

Entre los peligros con los que te puedes cruzar, destaca el aquaplaning. Recuerda que se trata del fenómeno relativo a que el coche se eleve unos milímetros sobre un charco que acaba de atravesar. Sin duda, es una incidencia que pone en serio riesgo la dirección, amortiguación y suspensión.

Si quieres evitar este inconveniente, conviene, en primer lugar, que hayas optado por llevar unos neumáticos de lluvia. Aparte, es tu responsabilidad comprobar que la profundidad de su dibujo es superior a 1,6 milímetros. Cuando la rebase, la rueda estará en condiciones de ir desalojando con efectividad el agua con la que se encuentre en sus trayectos.

Por otra parte, también debes moderar la velocidad para no acabar flotando sobre estas balsas. Recuerda, además, que estos charcos pueden seguir en el asfalto horas después de haber llovido. No superes en ningún caso velocidades de 60 o 70 km/h en estas condiciones.

Pero también puede darse el caso de que ya te encuentres sufriendo el hidroplaneo. En estos supuestos debe estar terminantemente prohibido para ti frenar o acelerar. Estas órdenes que transmitirías al vehículo se harían efectivas al salir de la charca, lo que conllevaría una pérdida absoluta del control de tu automóvil. Si no has podido eludir el aquaplaning, la decisión ideal es la de agarrar el volante con la máxima firmeza, en la posición en la que entraste a la balsa.

En Talleres Sanburauto queremos preparar tu coche para que no tenga que deteriorarse por el aquaplaning.