Un buen taller de chapa y pintura en Leganés reconoce que tu seguridad es lo primero. En esta entrada, te invitamos a conocer los peligros de conducir utilizando llantas con presión baja. Un acelerado desgaste del vehículo y un incremento en el consumo del combustible son algunas de las consecuencias principales que ocasiona manejar con la presión baja en las llantas. Pero la más importante de todas es poner en peligro el bienestar de tu familia al conducir sin una estabilidad óptima.

Es fundamental recordarte que cuando tu coche es evaluado en un taller de chapa y pintura en Leganés por técnicos expertos, nunca se pasará por alto una inadecuada presión del aire en las ruedas. Otra consecuencia negativa que sufrirá tu auto si conduces con las llantas a baja presión es que empezará a incrementar su temperatura, lo que ocasionará que la banda de rodamiento se flexione de una manera anormal. Esto suele pasar cuando la presión es menor a 5 libras por debajo del límite mínimo y empeora en lugares que tengan climas soleados o muy cálidos.

Finalmente y aunque te parezca sorprendente, es más probable que una llanta explote con presión baja que con presión alta. Esta posible situación se vuelve inminente cuando conducimos a una velocidad moderada o alta y el coche lleva una gran carga consigo. El peso puede incrementar con el número de pasajeros y las cosas que se guardan en el maletero. También es esencial que conozcas los dos tipos de presión que se recomienda tener: una presión específica con el auto descargado y otra cuando el coche tenga carga.

Recuerda que para circular con total seguridad en la carretera, debes contar con la tranquilidad de que tu coche haya sido revisado e inspeccionado por profesionales como los que encontrarás en nuestros Talleres Sanburauto.